Epidemología

Desde que se declaró la peste, ya nadie reconoce esta ciudad.
Hay que cerrar las puertas de esta Praga bubónica.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Ramón ha muerto

Esta puta voz que no se rompe. Este maldito corazón que no me revienta en el pecho.
No quiero homenajes de mierda. Necesito cerrar los ojos y morderme los dedos.
Necesito que alguien, por favor, deje abiertas, para siempre, las puertas del invierno.
Ramón ha muerto.
Ya está. Lo he escrito. Ahora, cuando quiera hablar con él, tendré que mirar al suelo.
Volarán, sobre las agujas de Praga, cuatrocientos millones de cuervos.
Y el río atravesará la ciudad con su largo cauce vestido de negro.
Se van apagando las farolas. Se van extinguiendo las estrellas. Queda tan sólo la luz de los ojos de los ciegos.
Muerte, muerta muerta muerta seas. Nosotros chillando aquí arriba. Ramón callando en su agujero.
Callando.
No. No estoy temblando de frío. Estoy temblando de miedo.
Estoy escribiendo este grito y tengo a Ramón a mi lado, leyendo.
Pero Ramón no está aquí. Tampoco en los homenajes de los que no lo conocieron.
Ramón, sencillamente, está muerto.
Y yo le busco en las sombras. Más allá de la pena. En el sótano luminoso de sus versos.
Y le digo: Ramón, espéranos. Es sólo cuestión de tiempo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola David., soy novia de Ramon. Es muy triste lo que has escrito y me cuesta asimilar que esa es la cruel verdad.Pero me pongo muy contenta viendo, que hasta una cosa tan tragica puede ser el impulso para crear las obras maravillosas.
Gracias
Jana

david llorente dijo...

Hola, Jana.

Hace once años conocí a Ramón y luego conocí su poesía y no sé cuál de las dos cosas me sorprendió más.
Supe que, pasara lo que pasara, en Praga tenía un amigo.
También supe que cuando llegara el momento de la gran hambruna existencial, tendría poesía con la que alimentar el alma.
Ramón nos dejó sus días, que han terminado; y nos dejó también su poesía, que no terminará jamás, porque para eso está la poesía, para hacernos eternos.
Un abrazo muy fuerte.
David